viernes, 28 de marzo de 2008

Escurrir


Me encuentro con la idea de que el alma es espacio. Tan simple como eso. Espacio que por el momento ocupan nuestros cuerpos.
Invadir un cuerpo es invadir el alma.
Fumar es por ahora la forma más torpe de llenar ese espacio que por momentos se siente tan vacío.
Beber es por ahora la forma más torpe de sentir que el espacio propio se diluye con el resto del mundo.
¿Qué más sino espacio?
Si me pongo a pensar en el alma, desecho rápidamente la idea de que es sólo espacio. Si me pongo a sentir lo que es mi propia alma no quiero sentirla más que como espacio.
Torpeza mental, debilidad sentimental. Muchas pueden ser las causas que me llevan a esta idea tan simplona.

Ya había dicho antes que al resbalar mientras corría bajo la lluvia, las precipitadas gotas respetaron mi silueta.

Tal vez mi alma se cansó de mi.
Tal vez yo me cansé de ella.

O tal vez nada pasó.
¿Qué fue ese resbalar sino una imagen que escurrió por mis brazos hasta tocar el papel?
¿Vino de mi alma? No. Sólo pasó por ella al igual que todo lo que soy.

Todo escurre en el espacio que ahora llamo ‘alma’. No somos nuestra alma, no somos nuestro cuerpo, nuestra mente o pensamientos. Somos ese constante escurrir. No lo que escurre, no el espacio en el que todo escurre. Tan sólo el escurrir.

¡Qué mejor cosa para que escurra en nuestra alma que otra alma!

14 comentarios:

Dr. Tschaicosby dijo...

Me asusta pero me gusta...wow

jf.yedraAaviña dijo...

que gusto que le guste doctor! pero no debe asustar! a menos que le tengamos miedo al vacío, pero ni así, siempre hay algo que está escurriendo!

Saludos! y pongase trucha! mañana hay plantón enfrente de bellas artes para pedir que se levante la huelga de la UAM!! nuestra querida casa “abierta”!! de 11 a 14 horas!! no falte!!

Beto perdido dijo...

Excelente final. Muy a lo Heráclito, muy a lo Borges. Acá a mi compañía le gustó tanto como a mí. Saludos.

Sofía dijo...

(... ash...)

En fin... Realmente me convence eso de que el alma es un espacio. Yo la llamaría "el espacio barroco" o algo así; uno siempre le teme a la vacuidad en esa área. Uno quiere pensar que hay cosas que pueden llenar ese vacío, lo malo es que de entrada asumimos que algo falta... Tienes razón, debería de haber algo más ahí, a mí tampoco me gusta sentir que mi alma no es más que un espacio.
Me consuela un poco saber que si no soy cuerpo, tampoco soy sólo alma; no soy sólo un hueco. pongámoslo así: ese hueco está lleno por las cosas que tú haces... ese hueco eres tú. Entonces no está vacío. ¿Me entiendes? Es como el cielo... ¿Qué es el cielo? no son las nubes, ni el color, ni la lluvia, ni las estrellas... es el espacio, el hueco que permite que todas esas cosas se manifiesten... los lugares vacíos 'per se' no son tan malos. Velos como una buena inversión...

Sofía dijo...

No te fijes en la fuga, en el escurrimiento insorteable. Fíjate qué es lo que sale de ahí.

Lidia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lidia dijo...

Me ha gustado lo que dice Sofía, sobre el alma siendo el espacio que permite la manifestación. Podría decir que el alma es una esquela vacía. En este preciso momento siento ese hueco y se siente esa necesidad de llenarlo, curiosamente cuando siento ese hueco es cuando me siento menos capacitada para hacer algo que acabe con el hueco.
Continuo escurrimiento, continuo facerse y desfacerse. Cambio continuo. POsibilidad. La vida es otro espacio de posibilidad como lo es el alma.

Beto perdido dijo...

Me di cuenta de que no te escribí una cita, que me la recordó un poco tu texto:

"...La historia agrega que, antes o después de morir, se supo frente a Dios y le dijo: 'Yo que tantos hombres he sido en vano, quiero ser uno y yo'. La voz de Dios le contestó desde un torbellino: 'Yo tampoco soy; yo soñé el mundo como tú soñaste tu obra, mi Shakespeare, y entre las formas de mi sueño estabas tú, que como yo eres muchos y nadie" [Borges, "Everything and nothing" en El Hacedor, 1960].

Beto perdido dijo...

Tal vez suene ridículo por radical. Tal vez sea que bailé demasiado la Sonora Santanera esta noche, pero creo que la diferenciación de entidades no es más que la ilusión de la que debería despertarse. No hace falta bailar con alguien o hacer el amor: las almas están ya fusionadas. 'Tú' y 'yo' no son más que convenciones lingüísticas que han venido a parar en un capitalismo globalizado, una cultura EGO-céntrica, enferma de narcisismo. Alguien escribió alguna vez: "El mundo es un verbo intransitivo". De ahí la gran sorpresa hoy día de quienes siguen el mandato de los mass media y buscan su Yo interior en intensos "viajes espirituales", pero nada encuentran: buscan una abstracción metafísica cuyo correlato es inexistente.

jf.yedraAaviña dijo...

Beto 1: como siempre, un gusto que les guste!!

Sofía: Casi de acuerdo con lo que dices, ponerme a matizar tus afirmaciones sería una pedantería. En general estoy de acuerdo contigo. Sólo con respecto al segundo comentario tengo algo que decir. Lo que sale no me parece lo importante. Para mí es el sentir, no lo que salga, aunque esto sea de las pocas cosas que le dan una vida más larga a los escurrires memorables. jeje…

Lidita: te respondo lo mismo que a Sofía. En tu caso la palabra ‘posibilidad’ es la que no me gusta. Pero no sientas el escurrir como hueco, pude ser que la solución a eso sea embarrarse de algo para que haya algo que escurra y así no se sienta hueco, incluso esto podría ser la explicación a por qué hacemos tarugadas de vez en cuando: simplemente nos hace falta algo que escurra, y por eso agarramos cualquier cosa para embarrarnos, hasta caca… jaja que porquería! Pero así pasa.

Beto 2: pues sí tiene que ver lo que citas con el post, pero siento muy forzada la comparación. (no es por Borges, es sólo que los temas son distintos.)

Beto 3: me extraña! Yo te hacía más compa del Hegel! La individualidad es un tema complicado, pero no creo que sea sólo una convención lingüística. O, dicho de otra forma, el lenguaje no es sólo lenguaje.
De ‘capitalismo globalizado’ en adelante ya no ando de acuerdo. Pero se debe a eso de lo complicado de la individualidad.


Gracias, y besos, a todos por comentar!

Lidia dijo...

mmm... veo el escurrimeinto como aquello que sale.

jf.yedraAaviña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Princess Momo dijo...

¿Buscar un espacio para ocupar otro espacio?
Lo que buscamos entonces, la tendencia del hombre finalmente sería hacia la nada...
Y el espacio más grande, la gran nada, Dios...

jf.yedraAaviña dijo...

Lidita: mmm… nop… creo que entiendo por qué lo ves así,,, pero me gusta más el escurrir por el escurrir mismo, independiente de lo que sale.
Jajaja… ‘El escurrir por el escurrir’ me acordé de Falconi y sus pláticas del ‘arte por el arte’…

Montse: Interesante pregunta mujer! Yo diría buscar un espacio para fundirlo con el propio, alma con alma… tal vez ya perdí el hilo de mi propia idea, ya que no sería una fusión, sino el escurrir de una alma en otra, aunque como hablamos de espacios algún tipo de fusión debe haber… con respecto a Dios como ‘la nada’, sería difícil que lo aceptara, me gustaría más verlo como el Dios de Spinoza (sólo en este caso), esa nada es más bien lo contrario, aunque si con ‘nada’ te refieres a ‘espacio’ (vacío o no), entonces sí estaría de acuerdo con tu idea… quiero reflexionar más sobre la nada,, pero es bastante complicado… no creo poder llegar a una buena comprensión del concepto, pero de todos modos lo intentaré… jeje…

Saludos chicas!!