sábado, 24 de marzo de 2007

Je n'ai toujours pas trouvé ce que je recherche.

Je n'ai toujours pas trouvé ce que je recherche. Mais ce n'est pas que je sais que ce que je recherche et je ne peux pas le trouver ou l'obtenir, est simplement que je ne sais pas ce qui est que je recherche. Les moments glissent entre mes doigts. Rien ne demeure, seulement le sentiment constant de l'absence. Je me sens éloigné de tout qui existe. Trop de distance dont je n'obtiens pas de me sentir comme une partie quelque chose. Rien n'est près de moi. Tout semble passer sans me donner un regard.

Mon refuge étaient les rêves.

Je ne peux dormir plus.

Mon corps exige la vie à moi.

Il demande de la prendre aux endroits éloignés, demande à moi de nouveaux parfums, nouvelles couleurs, nouvelles visages ; et il ne me laisse pas les inventer.
Il ne me laisse pas commencer à lire un roman. Il ne me laisse pas devenir impliquée avec un film. Il ne me laisse pas juger quand je lis une poésie. Il ne me laisse pas écouter la musique.

Je suis nu et il y a seulement l'espace autour de moi.

*****************************************************

Sigo sin encontrar lo que busco. Pero no es que sepa qué busco y no pueda encontrarlo o tenerlo, es simplemente que no sé qué es lo que estoy buscando. Los momentos se escurren entre mis dedos. No hay nada que permanezca, más que el constante sentimiento de ausencia. Me siento distante de todo lo que ocurre. Tanta distancia que no llego a sentirme parte de algo. Todo me es ajeno. Todo parece pasar de largo sin regalarme una mirada.
Mi refugio eran los sueños.
Ya no puedo dormir.
Mi cuerpo me exige vida. Me pide llevarlo a lugares distantes, me pide nuevos aromas, nuevos colores, nuevos rostros; y no me deja inventarlos. No me deja empezar a leer una novela. No me deja involucrarme con una película. No me deja sentir al leer un poema. No me deja escuchar música.

Estoy desnudo y a mi alrededor sólo hay espacio.

3 comentarios:

Beto Perdido dijo...

Asume la escisión originaria, la incompletud existencial, el hueco ontológico, que da razón a nuestras voliciones y movimientos, a nuestra existencia. El deseo es condición inherente al hombre. Razón por la que no puede ser saciado nunca. Solo puede detenerse con la vida misma.

Consejos del "Manual" de Epicteto para la humanidad:

-Para ser libres y felices es fundamental distinguir entre lo que está en nuestro poder y lo que no.
-Lo que el deseo se promete es la obtención de lo que desea. Lo que la aversión se promete es evitar aquello que teme. Quien no consigue lo que desea es desafortunado; pero quien cae en lo que teme es desgraciado. Por tanto, debemos reconocer lo que no depende de nosotros y no temerle para evitar la desgracia.
-Despreciando cuanto no dependa de ti serás invenciblemente libre y nada envidiarás.

jf.yedraAaviña dijo...

Pues sí, pero me niego a resignarme al vacío. Creo que jamás podré.

Son buenos consejos, pero realmente no me ayudan mucho, por ejemplo el segundo, ¿cómo pude audarme si no sé qué es lo que deseo?

Beto Perdido dijo...

Heráclito (fragm. 110): "No les iría mejor a los hombres si cosa que quieren, cosa que obtienen".