domingo, 3 de junio de 2007

47

¿Qué será lo que busco a estas horas en la pantalla? Tal vez solo estoy escribiendo cosas sin sentido. Simplemente por la sencilla necesidad de decir algo. Eso debe ser. Esto no es un escrito que valga la pena ser leído.. incluso su importancia al ser escrito me es incierta. ¿un intento de desahogo? No es algo tan drástico, no me estoy ahogando. Aunque tal vez sí lo esté. Tal vez me esté ahogando en mis propias reflexiones inútiles y corrientes, y sea por eso que necesito deshacerme de ellas al ponerlas por escrito. Sería más fácil seguir escribiendo esto si dichas reflexiones fueran interesantes o por lo menos profundas. Pero no lo son. Es simplemente el hastío de lo cotidiano. De lo monótono. De la sencillez de la vida que sólo cobra sentido cuando nos convencemos a nosotros mismos de que ésta no debe ser así. La vida no puede ser sencilla. No puede ser siempre tan tranquila y poco problemática. ¿por qué será que nos negamos a vivir sin problemas, sin dolor, sin sufrir? Podemos escoger entre procurarnos las más intensas alegrías o los más intensos dolores. Lo malo de esta libertad es que siempre es más fácil procurarnos lo segundo. Y si no es más fácil, por lo menos sí es más rápida la obtención de la tristeza que de la alegría.
Si nos mantenemos en el juego entre dolor y placer, entre alegría y tristeza, entre amor y odio, la vida se encuentra llena de sentido. Sólo cuando nos apartamos del juego y nos insertamos en la inactividad, podemos ver que la vida, tanto dentro del juego como fuera de éste, carece de sentido. O por lo menos ese sentido no es algo fijo, claro u obvio.

Wow.. con tan pocas líneas me conformo. Al parecer sí me estaba ahogando un poco. Pero ya con lo que he dicho es suficiente para que duerma tranquilo por hoy. Ya mañana se tendrá que resolver de otra forma.

Y como ya van varios post en los que no hay imagen alguna pues hay que ponerle un poco de color a este blog…

3 comentarios:

montse dijo...

acabo de leer calígula de camus, y no sé por que se me quedó la idea de que estamos buscando seguridad, algo que no desaparezca tan rápido y pues así como dices que más rápido se obtiene la tristeza que la alegría, así también desaparece más lentamente... la alegría puede desvanecerse de golpe.cuando podemos engañarnos, decirnos a nosotros mismos y "mostrar" a los otros lo felices que somos cuando somos desdichados, pero cuando estamos felices realmente no nos ocultamos tras ninguna máscara. la pregunta es ¿qué dura más, la máscara o la realidad?
¿somos acaso constantemente infelices con una duradera máscara de felicidad? ¿es esa nuestra seguridad?

Lidia dijo...

Vaya, es posible que sea más fácil pero tú, como individuo, como yedra, ya tienes la fórmula para conseguir la tristeza, ya sabes que te deprime y simplemente lo buscas. Y puede que como dice la desconocida MOntse, la felicidad se pierde de golpe y la verdad es que da miedo perder algo de golpe. Pienso en que duele menos el dolor apartir del dolor mismo que el dolor apartir de la felicidad.

Saludos Yedrita

jf.yedraAaviña dijo...

Montse:

Ese Camus es bien rifado como todos los franceses… pues sí,, la felicidad siempre se pierde de golpe.. y pues creo que las máscaras están presentes todo el tiempo,, o por lo menos en mi caso así es.. no podemos evitar usarlas, pero también es cierto que cuando estamos felices nos importa un cacahuate el cómo nos mire la gente, y sólo así perdemos temporalmente la máscara, aunque sólo sea un poco, o más bien sólo una de las máscaras que siempre usamos… y pues a tú última pregunta,, pues las máscaras son más bien el reflejo de nuestra inseguridad que creemos nos proporcionará lo que nos falta…

Muchos saludos!!
espero nos estemos viendo pronto pa sacar la parlada filosófica otra vez, jaja…

Lidita:

Sí sí,, el asunto es que de tanto estar aplicando los mismos métodos para ser infeliz ya no son tan efectivos y por ese desencanto nos damos cuenta de que eran intencionales… y pues sí,, si nos encontramos insertos en el dolor pues la caída es desde más bajito y no duele tanto, el asunto es que siempre queremos “más” entonces subimos más alto y nos aventamos,,, y ya que nos acostumbramos al “más alto” pues subimos más.. y así hasta que de verdad nos duele… jeje…

y pues con esto me acordé de una frase bonita que escuché en Vanilla Sky (aunque algo me dice que alguien célebre lo dijo antes que el amigo de Tom Cruise): “without the bitter, baby, the sweet ain't as sweet.”

Saludos y abrazos Lidita!!