jueves, 25 de octubre de 2007

Sombras, mujeres y luna.


Cierta noche un hombre temblaba,
Misma noche en la que dormía y soñaba.
Soñaba que era un cachorro y que su madre a él lo bañaba,
Con saliva su pelaje limpiaba al mismo tiempo que intentaba
Enseñar al pequeño lobo, por qué no aullar a la luna.

Cachorro y madre la luna miraban,
Tan grande, tan de lejos, ella también les miraba
Las nubes se escurrían hacia el horizonte mientras la luz de la luna las pintaba.

La madre explicaba, sufría y aullaba.
El cachorro escuchaba, lamía e ignoraba
La razón por la que un lobo, a la luna aullarle querría.

El cachorro murió
Y sobre su tumba, un lobo sólo quedó,
Sobre dos tumbas el lobo nació
Murió la madre, murió el cachorro y así el gran lobo entre sombras danzó.
la luz de la luna el gran lobo al bosque presentó,
en cada criatura y en cada rincón,
una expresión de miedo se dibujó.

Y el lobo gozó viendo su temerosa figura,
Proyectada hacia el valle con la luz de la luna.
Miró su sombra, miró la luna,
Pensó en su madre y lamió su cola.

Cachorro, madre, lobo y luna
Sintió bajo sus patas una sola tumba.

Aquel gran lobo, terminó aullándole a la luna.

Se estremeció el bosque, se estremeció el hombre.
Desapareció el primero y el segundo despertó.
Se encontró temblando y avivó el cansado fuego,
Y él, igual de cansado, junto a éste se recostó.

Ya duerme el hombre, reaparece el bosque.
Ahora sueña que es un hombre y que ama a una mujer.
Corre por el bosque la mujer, y la luna ilumina su correr.
¡Qué bella imagen! Piensa el hombre.

Se escurre entre ramas y espinas para ver más de cerca a la mujer.
Brilla como nunca la luna y el bosque se vuelve a estremecer,
Horror refleja el rostro de la mujer,
Se encuentra huyendo de su sombra y golpea la tierra con sus pies.

Lloran sus ojos y sangran sus pies,
Ve en su sombra una sonrisa y son colmillos de demonio lo que ve.
Lanza un grito y echa a correr.

Se estremece el bosque, se estremece el hombre,
Éste despierta, aquel desaparece.
La noche no termina, el fuego ya no brilla…

Ya el hombre no dormirá.
Temblará.
Soñará.
Amará.
Pero nunca más dormirá.

Sombra y luna temeroso evitará.

4 comentarios:

Princess Momo dijo...

Orale, esta chido!!!!
Y la luna, que buena es la luna... en serio que hay pocas cosas que a mi me inspiren, una de ellas es la luna.
Mañana en la madrugada se elevará en el cielo una luna llena más.
Esperemos su resplandor.
Saludos!!!

jf.yedraAaviña dijo...

sí,, pinche luna chida... jeje...
ya no sé... disfruté escribirlo,,, pero ya no me gustó,,, bueno,, la segunda parte sí... je..

la foto yo la tomé =) je... también me gustó,, aunque no se ve tan chida como se veía esa mañana...

Un abrazo...

jf.yedraAaviña dijo...

más bien el segundo sueño... je

Lidia dijo...

a mí también me gustó más la segunda parte, me recoró el cuento de Becquer que se llama "Rayo de luna" La imagen de la mujer iluminada por el rayo de luna, si es que al final existe una mujer...

Saludos Yedrita!!!